Los Versace compraban celulares robados y le pagaban a niños con droga sintética