Natalia París, en líos por promover el dióxido de cloro para prevenir la COVID-19

0
390

La Superintendencia de Industria y Comercio ordenó a la modelo y DJ Natalia París Gaviria terminar de manera inmediata con la promoción del dióxido de cloro y retirar los comentarios en los que invitaba a las personas a consumir este producto para prevenir el contagio del COVID-19.

En la decisión también se le requirió para que entregue información del laboratorio que elabora el “dióxido de cloro” que promociona en sus redes sociales, también que indique si la sustancia recomendada cuenta con registro sanitario y remita copia del mismo. A la reconocida paisa se le pidió que allegue los documentos técnicos y/o científicos que soportan los beneficios atribuidos al producto referido en sus comentarios.

Igualmente, la Superintendencia tuvo en cuenta pronunciamientos internacionales expedidos por la Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos de Norteamérica (FDA – por sus siglas en inglés), en los que se advierten entre las consecuencias derivadas del consumo de dióxido de cloro, las siguientes:

•    Insuficiencia respiratoria causada por una condición grave en donde la cantidad de oxígeno que se transporta a través del torrente sanguíneo se reduce considerablemente (metahemoglobinemia).

•    Cambios en la actividad eléctrica del corazón (prolongación del QT), lo que puede llevar a ritmos cardíacos anormales y posiblemente mortales.

•    Baja presión arterial mortal causada por deshidratación.

•    Insuficiencia hepática aguda.

•    Conteo bajo de células sanguíneas, debido a la rápida destrucción de los glóbulos rojos (anemia hemolítica), lo que requiere una transfusión de sangre.

•    Vómitos severos.

•    Diarrea severa.

Contra la orden administrativa no procede ningún recurso y su incumplimiento puede acarrear multas sucesivas hasta por 1.000 SMMLV. Del mismo modo, en caso de encontrar alguna conducta que viole los derechos de los consumidores, como información engañosa o insuficiente y que pueda poner en riesgo la salud de las personas, podrán imponerse multas hasta por 2.000 SMMLV.

El caso de Natalia París deja al descubierto una seria problemática relacionada con alternativas presentadas como soluciones milagrosas para evitar el contagio del virus o contrarrestar sus efectos.  

Al margen de las vacunas aprobadas hasta el momento, no existe información científica avalada por una autoridad en salud que acredite la existencia de algún producto capaz curar la COVID-19.

adesnce