Según los testigos, estas dos personas tenían un arma de fuego en su poder y pretendían atentar contra la vida de un habitante de la zona.

La comunidad los golpeó con palos, luego los rociaron con gasolina y les prendieron fuego.

La policía intentó auxiliar a los presuntos sicarios, pero la comunidad les bloqueó el paso al sector con vehículos y lograron entrar a la zona dos horas después de lo sucedido.

Según la comunidad actuó así por negligencia de las autoridades y los robos y asesinatos constantes en la zona.

Hasta el momento no se han presentado detenciones por lo ocurrido.

Este hecho ocurrió en la comunidad rural de Latacunga, Ecuador.