El presidente de Colombia, Gustavo Petro, pronunció un emotivo discurso durante el encuentro que sostuvo con su homólogo de Chile, Gabriel Boric.

Desde el Palacio de la Moneda, lugar donde fue asesinado el primer presidente socialista de América Latina, Salvador Allende, en un golpe cívico-militar liderado por Augusto Pinochet en 1973, el mandatario recordó su decisión de levantarse en armas.

Según Petro, ese hecho ocurrido hace 50 años, fue determinante para iniciar su militancia en el M-19.

Para el mandatario de los colombianos hoy existe una nueva amenaza sobre los gobiernos socialistas del continente, lo que hace necesario reafirmar el juramento de un pacto democrático para las generaciones venideras. Así lo expresó con voz entrecortada:

Al cierre del encuentro binacional, los presidentes lograron importantes acuerdos de cooperación, entre ellos está realizar una alianza colombo-chilena para desarrollar la industria aeroespacial, así como la promover la producción de energías limpias.