Gallo le sigue apostando al Tren de Cercanías