Días de terror: 3 masacres en menos de 24 horas

0
189

Colombia atraviesa momentos en los que la violencia en distintas regiones hace irremediablemente revivir años amargos en los que el derramamiento de sangre se habría camino en poblaciones generalmente apartadas y dominadas por el miedo y la impunidad campante.

Y es lo que justamente ha estado ocurriendo casi que de manera simultánea en los últimos días. En el hecho violento más reciente, el gobernador de Nariño, John Rojas, confirmó el asesinato de 6 jóvenes en Tumaco, en un sector conocido como la Guayacana. El hecho violento, del que apenas inician las investigaciones, ocurre como antesala de una visita a la región, del Presidente, Iván Duque, que liderará un consejo de seguridad para tratar justamente la creciente violencia en esa zona del país.

La otra masacre de las últimas horas ocurrió en el corregimiento de Uribe, municipio de El Tambo, Cauca, donde 6 personas fueron asesinadas. Según los reportes un grupo armado, al parecer disidentes de las Farc, obligó a la comunidad a asistir a una reunión, luego de eso se llevaron a las personas que más tarde fueron encontradas sin vida y con impactos de armas de fuego.

De acuerdo a las primeras versiones, detrás de hecho violento estaría un grupo disidente de las Farc, que se autodenomina como ‘Segunda Marquetalia’ y que estaría empezando a extender sus tentáculos en el Cauca declarando abiertamente la guerra a otros grupos armados por el control del tráfico de drogas.

Horas antes la Defensoría del Pueblo confirmó a través de Twitter otra masacre, esta vez, en zona rural de la capital de Arauca, en un corregimiento llamado El Caracol. Según esa entidad 5 personas fueron encontradas sin vida a unos 40 km del casco urbano de esa población. En el lugar, que es de difícil acceso, se encontró un panfleto escrito a mano, a nombre también de las disidencias de las Farc, y que es firmado por alguien que se hace llamar el comandante Héctor Aguilar, quien asegura que los asesinados eran ladrones de reses y que todo hace parte de “una limpieza de ladrones de ganado”.

Apenas dos días antes, se confirmó el asesinato de 3 indígenas awá, en un resguardo ubicado en jurisdicción del municipio de Ricaurte, Nariño, a unas 10 horas de la cabecera municipal.

En ese mismo departamento, el fin de semana pasado, 8 jóvenes entre los 19 y los 25 años, fueron asesinados en la vereda, Santa Catalina, en el municipio de Samaniego, cuando hombres armados y encapuchados irrumpieron en una vivienda para quitarles la vida.

La ola de violencia de las últimas dos semanas comenzó en Cali, el pasado 11 de agosto, cuando 5 menores, entre los 13 y 16 años de edad, fueron masacrados en el barrio Llano Verde. Aunque las investigaciones sobre ese hecho avanzan, es poco lo que se sabe hasta ahora.

No en vano la Oficina para los Derechos Humanos, de la Organización de Naciones Unidas (ONU) llamó la atención y asegura que en lo ocurrido del año, se han cometido 33 masacres en Colombia.